Armar una mochila. Instrucciones de una montañista primeriza.

dsc_2750

Armar una mochila para un viaje largo, una novedad absoluta. Mis anteriores experiencias viajeras habían sido con valija o bolso. Ciudades donde las rueditas se deslizaban fluidamente o lugares donde me quedaba varios días y no necesitaba moverla. Sí, hubo alguna mochila que otra, pero en general eran estadías cortas de montaña y algún auto como transporte. Nunca tuve la necesidad de transportar equipaje por mis medios por mucho tiempo seguido. Así que antes de ponerme por primera vez una mochila para pasearla por tantos meses pensaba:

  • tengo que cargar con 20 kilos, me va a doler la cintura todo el día.
  • con las tres mudas de ropa para la montaña, las botas de trekking, la campera de pluma, la bolsa de dormir, donde pongo “la ropa“?
  • olvídate de perfumes, cremas, maquillaje, crema de enjuague buena y accesorios.
  • secador de pelo. Como se vive sin uno?
  • El equipo del mate pesa mucho. Sin mate, no hay vida.

dsc05557

nueva-zelanda-hay-mate-cartasdeviaje
Cuesta lo que vale, en Nueva Zelanda encontramos yerba!

La gran hazaña era lograr armar una mochila para un viaje largo donde llegaba a una ciudad con 30-35 grados (Katmandú). A la semana estaría caminando a 5600 mts. de altura y durmiendo con -10 grados (Trekking Campo Base Everest), para luego pasar a la estación de monzones húmeda y calurosa de sur de Asia (Indonesia, Tailandia, Filipinas, Camboya, Laos, India)

dsc03721   Por lo tanto, la prioridad fue armar la mochila en función al trekking. Si sobraba lugar, mejor. Cuando hace calor, ya se sabe que la ropa liviana es mejor. En Asia hay que tener en cuenta el factor cultural. Hay lugares donde no se puede ir con los hombros descubiertos o pantalones cortos. Con un poco de sentido común (si es que te interesa), ves como se visten alrededor tuyo y tratas de copiar las reglas. En cambio en la montaña es muy importante no fallar con la elección de ropa. Si llevas de menos la pasas mal. Si llevas de mas, también. Pero gracias a los tan prácticos e ingeniosos montañeros y a la tecnología aplicada a la indumentaria podemos seguir un par de reglas básicas para estar abrigados y livianos. Se conoce a esta idea como el sistema de capas.

Teoría de las capas

dícese del sistema que consiste en combinar prendas de ropa de montaña necesarias para asegurar la correcta eficacia contra la pérdida del calor. No consiste en ponerse diez capas de ropa (no darling, los cinco sweaters de lana uno arriba de otro son completamente inútiles) al contrario, consiste en ponerse el mínimo peso y volumen posible pero que éstas capas a su vez nos den el suficiente nivel de confortabilidad ante cualquier inclemencia meteorológica.

La idea general de las capas es que sean respirables, retengan el calor y sean cómodas. De esta manera se pueden ir combinando, en cualquier situación climática para ir regulando la temperatura ideal (algo muy personal). Hay excelentes tipos de telas sintéticas que no pesan nada. La primer capa es la famosa remera o calza térmica, la cual está en contacto directo con el cuerpo. Lo ideal es que sea pegada al cuerpo y muy respirable. Ya que si empezas a transpirar, se seca rápido y no morís de frío cuando te quedas quieto. Por eso es un grave error usar telas de algodón, o con lana. Por mas que en la vida real (o de ciudad) abrigadas o cómodas, si se mojan no se secan mas y pueden llegar a absorber cuatro veces su peso en agua.

La función de la segunda capa es retener el calor y abrigar. Hay polars de diferentes grosores. Un polar con windblock es una opción interesante. Y la tercera capa es la que esta expuesta , es para protegernos de lluvias, vientos y nieve.

dsc_2693

LAS LISTAS

Finalmente llevé un poco de todo. Lo de verano y coqueterías quedaron en hotel y a la vuelta lo pasaría a buscar. Les detallo lo que llevé en la mochila para el trekking:

  • Dos pantalones de montaña. Tela secado rápido.
  • Tres remeras dry-fit, para todos los días (de esas para salir a correr)
  • Unas calzas térmicas.
  • Una remera térmica de manga larga
  • Un polar finito (mejor tipo campera con cierre, así se saca y se pone mas fácil)
  • Una campera polar con windblock.
  • Una campera de pluma. Te salva arriba de los 4000 mts.
  • Una campera impermeable
  • Medias varios pares, yo lleve cinco, se ensucian bastante y tardan en secarse. Lo ideal son las de trekking, y unas de lana para la noche.
  • Ropa interior yo lleve mucha, total no ocupa nada.
  • Botas de trekking (van puestas) Probadas antes, NO A ESTRENAR!
  • Unas ojotas
  • Gorro de lana o polar, recomiendo los que tienen tapa orejas.
  • Buff, pañuelo multifacético multiuso.
  • Guantes
  • Cuello polar.
  • Unas zapatillas cómodas y livianas para cuando llegas de todo el dia de caminata, o por si se mojaron las botas y tenes que dejarlas secándose.

EL RESTO del trekking

  • Bolsa de dormir: de pluma, liviana y efectiva.
  • Bastones: los compramos en Katmandú. Hay mucha variedad y diferentes precios.
  • Botiquín. Requiere un capitulo a parte.
  • La gloriosa toalla drylite. Esas de secado rápido y super livianas.
  • Cosas de higiene, no hace falta llevar de mas, hay de todo en la montaña para comprar.
  • Toallitas húmedas. Tienen mil usos.
  • Anteojos de sol
  • Set de cuchillo tenedor vaso. Hay en los lodges, pero por las dudas.
  • Botella de hidratación.
  • Pastillas potabilizadoras. Indispensables para no gastar tanto en agua. A medida que subis se pone mas cara.
  • Jabon en polvo o jabon de lavar ropa.
  • Material de lectura: Kindle. Maldije tanto a este vil invento que acabaría con los libros de papel… pero en este viaje, significó horas de lectura a 150 gramos los 1000 libros.

dsc_2539

Para llevar esto, use tres bolsas de compresion. Las compramos en katmandu también, hay de todos los tamaños y colores. Con tres de estas, ordené todo en la mochila. Una para la ropa, otra para las cosas de higiene y otra para la bolsa de dormir. Lo que tienen de genial, a parte de hacerte ganar mucho espacio, es que son tienen un nivel de impermeabilidad respetable.

hampi-1-10

En la montaña se ve de todo. Desde familias que suben dirigidas por guías y varios porteadores detrás con sus valijas colgadas en la espalda, hasta un chico muy positivo con una mochilita del tamaño de un niño en edad pre escolar. Lo ideal es probar, hacer un simulacro en algún viaje antes. Decidir y sacar conclusiones a partir de la propia experiencia. La mías fueron:

  • Soy muy friolenta. En este trekking en particular, los lodges tienen camas con frazadas muy buenas. Pero para mi no había nada como meterme es mi hermosa y cálida bolsa de pluma.
  • Usar gorro para el sol es incomodísimo. Pero mas incomodo es insolarte.
  • Un par de guantes te cambia el humor.
  • Los bastones de trekking son mis nuevos mejores amigos. Vi mucha gente que no los usaba, pero convengamos que no median un metro cincuenta ni llevaban una mochila de 17 kgs. (in your face). Salvo los sherpas, que si llevaban cargas de 70 kg e iban en chanclas. 🙁

dsc_2966

Esta mochila se armó para un trekking de tres semanas donde esta todo preparado para el senderista. Comida, bebida, lugar para dormir, mercaditos con víveres, etc. No hace falta llevar elementos para cocinar. Si querés saber sobre el Trekking al Campo Base del Everest, podes leer aquí.

dsc03685

Mas de cartasdeviaje Ver mas

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *